Entre los encargos de este mes también ha estado Lula Máiz y su espectacular joyería étnica. Trabajar con las piezas de Lula siempre le dan ganas a una de ser princesa por un día para poder llevarlas todas aunque sea un rato.

Así han quedado algunas de las fotos que hice con mi eterna musa.

 

 

Y como todo depende de cómo lo lleves, dejamos a un lado el estilo étnico e hicimos unas cuantas fotos con un look 100% sport.

 

 

Estoy muy contenta con el resultado y ha sido todo un lujo hacer estas fotos

(y nunca mejor dicho)