La tristeza también es necesaria.

La tristeza también trae cosas buenas.

Y yo me perdí, me encontré, y aprendí contemplando la suya a través del visor.