Esta vez lo he hecho un poco mejor y sólo he tardado mes y medio en sentarme a escribir sobre mi viaje por California y Hawaii. Siendo como soy, seguramente hubiera tardado otros tres más y ya se me hubiera olvidado todo. Pero no. Aquí estoy.

Las razones por las que tardo tanto son varias. La primera y más importante es que, siempre que vuelvo, tengo toneladas de cosas que hacer, que ponerme al día con el trabajo, y como no, también un poquito de jet lag. Además me pasa que, en el fondo, sentarme aquí horas a poner sobre una hoja en blanco tanta información termina siendo como trabajar.  Bastante más placentero, claro, pero no deja de ser tiempo sentada mirando una pantalla de la cuál intento huir cada día un poco más.

Este post es la primera entrega de un viaje que he decidido dividir en dos partes para no dar la chapa en exceso y porque mi mente ordenada se siente feliz no mezclando las cosas que pasaron en California con lo sucedido en Hawaii. Además creo que puede ser más útil de esta forma.

Y dicho esto, allá voy.

LOS ANGELES, CA

Cuando en nuestra mente alocada se empezó a gestar la idea de ir a Hawaii, vimos que era necesario hacer escala y que el lugar perfecto para hacerla era Los Ángeles. Ya habíamos estado justo hacía un año en la ciudad de las estrellas por nuestra luna de miel (ese road trip por California se merece su propio post, lo sé. Lo haré) y cuando nos fuimos supimos que queríamos volver. La excusa de Hawaii nos vino la mar de bien para pasar unos días en la ciudad.

Pero antes de entrar en qué hice y qué vi, voy a hablar de algunas cosas básicas como dónde dormir, cómo moverte, cómo tener internet o cómo hacer para que tu banco no te sable con el cambio de divisas cuando pagas con tarjeta en otra moneda que no es la tuya.

Dónde dormir

A nada que hagas una inmersión por el mundo de los alojamientos en Los Ángeles verás que son relativamente caros. El precio medio de una habitación decente (y cuando digo decente digo un motel digno) suele estar en los 100 dólares la noche y, aunque de primeras la idea te disuada por la pinta que tienen en las películas, diré que luego no están tan mal.

Las veces que hemos estado en Los Ángeles han sido de paso a algún otro lugar por lo que pasar la noche en moteles a los que solo vas a dormir nos ha resultado siempre lo más económico. Hemos estado concretamente en tres: El Coral Sands, el Economy Inn Hollywood, y el Hollywood Downtowner. En todos la experiencia ha sido buena y están bien si buscas un sitio en pleno Hollywood donde pasar la noche. 

Cómo moverte

Es obligatorio e indispensable un coche. Nosotros siempre (tanto en nuestra luna de miel como en este viaje) hemos alquilado con Alamo. Funciona muy bien, son siempre majísimos, y no está mal de precio.

Además, si no has ido nunca a Estados Unidos, te llevarás una grata sorpresa cuando veas lo barata que es la gasolina e incluso el precio de alquilar un coche aunque sea sólo por un día. Merece la pena al 100%.

Cómo tener internet

Como buenos millennials que somos tener internet es fundamental. Además de para romper Instagram subiendo mil fotos al día (en mi caso), es muy útil por eso de poder usar el gps y quemar TripAdvisor buscando los mejores sitios para comer en cada zona.

En general Estados Unidos nos lleva ventaja en eso de estar conectados y hay wifi gratis en todas partes. Aún así, yo siempre prefiero no depender de él.

Cuando estuve el año pasado era de Vodafone y, casualidades de la vida, es la única compañía que tiene roaming en EEUU por lo que no me preocupé de hacer nada. Ahora que ya no lo soy, me compré una tarjeta de datos ilimitados (sí, lo que oyes) que duraba 15 días desde que la activabas en Holafly. Hice la consecuente investigación de todas las compañías que ofertaban tarjetas de este tipo y, aunque ésta costaba 49 euros, era la mejor opción. Además, tienen un código de descuento casi permanente de un 5% que algo abarata.

Si vais en pareja o varios y eso de pagar 49 euros por cabeza se os hace bola, he aquí un truco: Holafly dice específicamente que no se pueden compartir los datos con otras personas/dispositivos. Nosotros compramos una sola tarjeta para los dos y sí pudimos compartirlos sin que nada malo pasase.

Te envían la tarjeta a casa en 24 horas desde que la compras y todos felices (y conectados).

Cómo pagar con tarjeta sin que tu banco te cobre

El día que supe de la existencia de Revolut sentí algo parecido a lo que en mi mente me imagino que debió sentir el tío que descubrió la Coca-Cola. Pura magia.

Revolut es un banco digital que funciona con tarjetas prepago en las que básicamente tu recargas dinero en euros y luego lo puedes gastar en cualquier país con cualquier divisa sin coste alguno. Te hace el cambio al precio exacto de la moneda de turno en ese preciso instante y no pagas comisiones de ningún tipo. Además, puedes meter dinero cuando quieras en un segundo con la app y te notifica cada movimiento que hagas con tu tarjeta al instante.

En cuanto a sacar dinero en un cajero, también puedes y tampoco tiene comisión. Eso sí, sólo puedes sacar cierta cantidad a la semana (ahora no recuerdo la cantidad exacta). En Estados Unidos puedes sobrevivir perfectamente sin dinero en efectivo y nosotros no sacamos ni un dólar en todo el viaje.

Y dicho todo esto, ahora viene la parte interesante en la que cuento qué hice, qué vi, dónde comí, y dónde compré.

En este viaje tan sólo pasé 2 días y medio en Los Ángeles porque el destino principal del viaje era Hawaii. Aún así, aprovechamos para conocer sitios que nos quedamos con ganas de ver el año pasado y para ir a nuestros sitios favoritos como:

 El In&Out

Fue literalmente el primer sitio al que fuimos nada más pisar Los Ángeles.

Siendo yo históricamente conocida como «la chica de la pizza» porque no hay una que no me guste ni día en que no la comería, me he pasado un poco al otro bando: el de la hamburguesa. De nunca he sido yo de comer carne y cuando jugaba en mi cabeza al juego de «Y ahora ¿Qué te comerías?», nunca estaba en la lista la hamburguesa. Hasta que probé la del In&Out el año pasado.

Es uno de esos sitios de California a los que tienes que ir sí o sí al menos una vez y tomarte una hamburguesa y un batido de chocolate.

 

 

Después de que se abriera aquella veda, me he convertido en una fan de la hamburguesa guarrindonga pero buena y también os recomiendo probar Shake Shack o Five Guys.

 

Kettle Glazed Doughnuts

Aunque lo más seguro es que ya te hayas cruzado en Instagram con alguna foto del mítico local de donuts Randy´s, éste no está nada mal tampoco. Está en la zona de Hollywood y nunca he tomado donuts más buenos y de sabores más locos. Sólo diré que había uno en la vitrina con bacon glaseado.

 

 

Friends and family

El típico sitio en el que comer cuando buscas algo sano y hacer un poco de detox después de comer tanta cerdada. Está en East Hollywood y es perfecto para hacer un brunch un domingo. Yo me pedí la granola con leche de almendras y doy fe que es la granola más rica que me he tomado en la vida.

 

 

Además, tienen una vitrina llena de repostería casera hecha con ingredientes naturales a la que podría quedarme pegada durante horas.

 

 

Delancey 

Obviamente también tenía que comer pizza. Situado en Sunset Blvd y muy cerca de todo el meollo de Hollywood y el paseo de la fama, Delancey ha sido coronado como nuestro sitio favorito para tomar una buena pizza.

 

 

El observatorio Griffith

Uno de los sitios obligatorios a los que ir en Los Ángeles. Esta vez repetimos y volvimos porque, además de ser un museo súper molón, tiene unas vistas increíbles de toda la ciudad y del famoso cartel de Hollywood. Si te ves con ganas de un paseo, tiene un camino de tierra por el que perderte y en el que verás a mucha gente haciendo running.

En cuanto a cuándo ir, mejor entre semana y muy pronto por la mañana porque se llena hasta los topes de gente.

 

 

Melrose Avenue 

La calle de tiendas por excelencia y yo sin conocerla. La primera vez que fui ni se me pasó por la mente ir y, ya que teníamos un día entero antes de coger el avión, decidimos pasarlo paseando por toda esa zona. Aunque es probablemente el viaje que menos cosas he comprado, en Melrose están las tiendas de segunda mano más molonas, Glossier, Reformation, Urban Outfitters, la famosa pared rosa de Paul Smith y mi tienda favorita en la que nunca me podré comprar nada porque es desorbitadamente cara: Mansur Gavriel. Aún así mirar no hace daño a nadie y me fui a ver la tienda porque es tan bonita que tenía que hacerle una foto.

De entre todas las tiendas de segunda mano, mi favorita es American Vintage. Está llena de tesoros y fue en la única en la que me compré algo. Quién me ha visto y quién me ve.

 

 

PALM SPRINGS, CA.

Pese a haber pasado muy cerca en nuestro road trip de luna de miel, no paramos en Palm Springs el año pasado y qué error. Gracias a dios lo hemos podido enmendar en este viaje y hacer una visita express de camino a la Salvation Mountain.

Esta zona residencial en medio del desierto es, probablemente, uno de los sitios más pintorescos que he visto en Estados Unidos. Además de parecer estar anclada en los años 50 por el estilo de sus casas, cuando la recorres en coche sientes que estás en la típica película americana. Yo sólo quería bajarme del coche y hacer fotos a todas las casas, paredes, y palmeras que veía.

 

 

SALVATION MOUNTAIN

Leonard Knight murió en 2014 y pasó 30 años de su vida construyendo y pintando una montaña en medio del desierto. Para muchos en California es sólo la excentricidad de un hippie loco pero a mi me parece una de las cosas más bonitas que he visto nunca.

Paz, amor, y Dios en todas partes, dan forma a este monumento colorista que bien merece que atravieses la nada más profunda para verlo. Porque eso es exactamente lo que hay alrededor: kilómetros y kilómetros de vacío (tanto que a veces te acojonas pensando en que si te pasa algo, nadie te puede ayudar).

Dejando a un lado el famoso Salton Sea y cruzando la vía del tren, llegas finalmente a la Salvation Mountain. Además de la montaña en sí, encontrarás cuevas y recovecos laberínticos también pintados de colores vivos en los que querrás perderte y coches abandonados decorados con frases y dibujos. El placer cromático más grande que he sentido nunca fue aquí.

 

 

SAN DIEGO,CA

Es otra de las ciudades de California que nos quedamos sin ver y este año no podía faltar en nuestra ruta. Después de haber estado ya en varias ciudades californianas diré que San Diego ha resultado ser una de mis favoritas. Pasamos dos días y medio hospedados en el Old Town Inn Motel y vimos las típicas cosas que no puedes perderte:

 

Sunset Cliffs Natural Park

Después de la Salvation Mountain pusimos rumbo a San Diego. Llegamos por la tarde y fuimos directos a ver la puesta de sol a estos espectaculares acantilados donde la vista es de impresión. El parque en sí recorre varios kilómetros de costa por lo que puedes hacerlo paseando y parando en los distintos sitios a hacer fotos.

Llevaba horas en San Diego y ya me había enamorado del todo.

 

 

Unos tacos de pescado en Rubio´s

Sí, es una cadena de comida rápida mexicana que verás más de una y de dos veces a lo largo y ancho de California que tiene unos tacos de pescado bien buenos.

Coronado Island y Coronado bridge

Es el sitio perfecto para ver la bahía de San Diego y tiene una playa enorme desde la que ver también la puesta de sol. En mi opinión, lo más bonito que tiene es un hotel enorme de estilo victoriano.

Para llegar a la isla cruzas el famoso Coronado bridge desde donde las vistas son también espectaculares.

El barrio de Gaslamp Quarter y Little Italy

Llenos de bares, tiendas, restaurantes y edificios victorianos. Merece la pena darse una vuelta de noche y ver el ambiente que tiene.

Old Town

Es probablemente una de las atracciones mas típicamente turísticas de San Diego. Visitar Old Town es como viajar a los orígenes de California, concretamente a la época comprendida entre 1821 y 1872. Está todo lleno de casas-museo de la época, gente vestida con la ropa de entonces, y tiendas de souvenirs. Un sitio perfecto para empaparse de un poco de historia.

Balboa Park 

Para mi, uno de los parques más bonitos en los que he estado. Además del parque en sí, hay varios museos y edificios importantes de la ciudad, ¡Y hasta hay un jardín japonés!

 

 

La Joya 

El sitio por excelencia para ver (e incluso bañarte) con leones marinos. A mi me encantó y es el sitio perfecto en el que pasar el día.

Comimos en uno de los mejores restaurantes de la zona llamado Cody´s y tomamos el postre en Bobboi natural gelato, coronada como la mejor heladería de toda La Joya. Damos fe de que el helado está buenísimo y atención al dato: su helado de vainilla es de color gris y 100% natural. También tienen casi todos los sabores en versión vegana.

 

 

La playa de Del Mar

Del Mar es una ciudad pequeñita dentro del condado de San Diego que tiene una de las playas naturales más bonitas de California. Me hizo especial ilusión ir y poder conocer, de la mano de mi primo, la ciudad en la que una parte de mi familia se ha criado.

Me quedé un buen rato sentada en la arena mirando el mar sin poder creerme que estaba ahí; recordando cuando era pequeña y mis primos iban cada verano a esa playa mientras yo reafirmaba año tras año que mi mayor sueño era ir a California.

No me podía creer que era real y que ese chico molón con su tabla de surf era mi primo y estaba ahí conmigo.

 

 

Después de unos días en California pusimos de nuevo rumbo a Los Ángeles para coger un avión destino Hawaii.