Soy de las que opinan que cada vez que reservas un AirBnB estás matando una ciudad que amas. Cada vez son más y más los pisos convertidos en alojamientos turísticos por el afán de ganar más dinero y cada vez menor la oferta de pisos para poder vivir.

¿La consecuencia? Que la gente no puede vivir en el centro de las ciudades en las que habita.

Yo por eso soy una chica de hotel. Siempre que viajo y sea cuál sea el destino.

Lo que nunca imaginé es que un día acabaría haciendo fotos para una de las cadenas hoteleras más grandes de España: Hoteles Barceló.

El proyecto en sí fue desde el principio todo un reto para mi, pues nunca antes había hecho este tipo de contenido. Después de siete hoteles en seis meses, hacer fotos para ellos ha resultado ser algo que me encanta y que me divierte muchísimo.

 

 

Viajar, la compañía, la forma de trabajar, la estancia en el hotel. Todo ha sido siempre estimulante y divertido, dos características que me encanta que tenga mi trabajo. No siempre es así y creo que, gracias a este proyecto, el 2019 pasará a la historia como el año en el que más y mejor me lo he pasado trabajando.

 

 

He viajado a Huelva, Cádiz, Málaga, Mallorca, Ibiza e incluso hice un precioso hotel de Madrid, mi ciudad querida y que más me gusta. En todos los hoteles la experiencia ha sido inolvidable y maravillosa.

 

 

Y estoy deseando que empiece la temporada 2020 para volver a sentirme así.