Ya son dos los años que llevo participando en campañas de lucha contra el cáncer a través de mi cuenta de Instagram.

El cáncer de mama nos afecta a todas y todo lo que se pueda hacer para contribuir debe hacerse si con ello conseguimos que un día sea una enfermedad de la que todas consigan salir.

Este año he colaborado con Ecovidrio que, desde hace un tiempo, lleva a cabo una campaña específica de reciclaje para donar dinero a la Fundación Sandra Ibarra de lucha contra el cáncer de mama. Además, ponen a la venta unos mini iglús especiales y diseñados para la ocasión por Ágatha Ruiz de la Prada cuyos beneficios íntegros van destinados al mismo fin.

Me pidieron ayuda para difundir el mensaje a través de tres distintas fotografías y me pusieron una única condición: Que todo fuera rosa.

Os podéis imaginar que no sólo no me costó sino que me hizo hasta ilusión.

Quise que estas fotos fueran especiales. Me esforcé para que, además de ser bonitas, transmitieran bien el mensaje. Quería que todas estuvieran relacionadas de alguna manera entre sí y conmigo así que elegí dos elementos comunes como protagonistas: las flores y el vidrio rosa.

Al ser una campaña de reciclaje, era importante que el vidrio apareciera de alguna manera en todas las fotos. Como no es fácil que el bote de cristal de las conservas de turno resulte bonito, se me ocurrió pintarlos todos de color rosa con un spray y usarlos de florero.

 

 

No puedo estar más contenta con el resultado de las fotos ni sentirme más agradecida por poder colaborar en proyectos así.