Era 2016 cuando Álex, la chica que está detrás de Vera and the birds, me escribió por primera vez para que trabajáramos juntas.

Por aquel entonces, yo apenas llevaba un año dedicándome a hacer fotos y Vera and the birds era una marca pequeñita de cosmética natural e ilustración.

Han pasado casi 5 años desde entonces y, en todo este tiempo, son muchas las campañas en las que hemos trabajado juntas y mucho lo que ambas hemos crecido en nuestro terrero, una al lado de la otra.

Hoy, Vera and the birds es una marca grande, con un gran equipo y con un catálogo de productos que quita el hipo (y con el que te mueres de amor). Yo, por mi parte, no puedo sentirme más orgullosa de haber estado cerca de la marca en todo este crecer y, al mismo tiempo,  tremendamente agradecida por haber tenido la oportunidad de crecer en mi terreno, haciendo fotos para ella.

Álex es la persona con la que más tiempo llevo trabajando y para la que más fotos he hecho en mi vida laboral.

Y sé que sin ella, no estaría donde estoy.

Hoy, y fruto de un viaje en el tiempo mental en el que he repasado mi pasado, me ha dado un ataque de amor y me ha apetecido compartir algunas de las fotos que más me gustan que he hecho para Vera and the birds a lo largo de los años.